Twisted Sister – We’re Not Gonna Take It

Twisted Sister fue un grupo estadounidense de heavy metal, formado en la ciudad de Nueva York en 1973.

El grupo fusiona las tácticas impactantes de Alice Cooper, el humor rebelde de la nueva ola del metal británico (NWOBHM) y el extravagante maquillaje de Kiss. Tiene una imagen de shock rock, aderezada con un punto deliberadamente vulgar; su sonido se podría comparar en ocasiones con las clásicas bandas de heavy metal como Judas Priest y Motörhead, mientras que otras muchas se puede acercar a bandas de hard rock como Alice Cooper, ya que cuenta con un fuerte componente de rock and roll, de manera similar a bandas como Judas Priest y Iron Maiden. Dee Snider, el vocalista del grupo, dijo en una entrevista:

Aunque la banda fue formada por el guitarrista Jay Jay French en 1973, todas sus canciones fueron escritas por el vocalista, Dee Snider. Los éxitos del grupo incluyen «We’re Not Gonna Take It» y «I Wanna Rock», ambos popularizados por la continua aparición en MTV en los años 80s.

«We’re Not Gonna Take It» fue el un single del album Stay Hungry de 1984.

Fue escrita íntegramente por el cantante de la banda, Dee Snider. Originalmente se planeó su salida para el lanzamiento del EP Ruff Cuts pero la discográfica que lo editaría, Secret Records, quebró antes de que Snider fuera capaz de terminar la letra. Finalmente, en 1984, la canción fue editada en el álbum Stay Hungry, llegando al número #21 en las listas de Estados Unidos junto al otro sencillo, «I Wanna Rock». El primer sencillo contenía «We’re Not Gonna Take It» del lado A con una versión en vivo del tema «The Kids Are Back» en el lado B, y luego con «You Can’t Stop Rock ‘n’ Roll».

El tema de la canción habla acerca de no dejarse influir por fuerzas o entidades ajenas y seguir firme. El vídeo musical tenía cierto retrato de violencia contra los padres, a pesar de su naturaleza cómica característica de los videos de Twisted Sister. Este hecho llamó la atención del Parents Music Resource Center, quienes incluyeron al tema en la lista de canciones consideradas inconvenientes para los jóvenes de la época, criticándola por supuestos contenidos violentos. Dee Snider, quien se defendió firmemente en el encuentro con la PMRC al debatir por esta canción, explicó años más tarde que la idea del vídeo proyectaba las frustraciones de ir creciendo e intentaba demostrar empatía con chicos que atravesaban esas frustraciones al ser reprochados o sentirse abrumados por sus padres.

La banda ha tocado la canción en todos los conciertos de su carrera desde entonces y es, hoy en día, un clásico de la historia del glam de los años 1980. Recientemente el canal VH1 la nombró en su especial de TV «Las 100 Mejores Canciones de los 80».